miércoles, 10 de septiembre de 2008

HIPOCRITAS


Cuando he acudido, en ocasiones, a ceremonias religiosas, he de reconocer que he tenido muchas tentaciones. No me refiero a las tentaciones eróticas que me suscita ver al San Cristóbal de mi pueblo con esas vestiduras tan livianas enseñando sus tiernas piernas bien empaquetadas y sus brazos musculados y bien fibrosos; tampoco a las tentaciones carnales cuando veo al Precioso San Juan que preside las procesiones de semana santa y cuya túnica he alzado en alguna ocasión por encontrarse tallado desnudo -malditas beatas, que lo han forrado con unas vestimentas horribles!- , ni mucho menos a las tentaciones pornográficas cuando admiro a San Sebastián, en pelotas, disfrutando con sus flechas mientras me guiña el ojo.

Me refiero a las tentaciones de combatir el discurso tan zalamero del cura que siempre me cae en desgracia tener que soportar.

Últimamente he perdido la paciencia. Y tengo que agarrarme al banco para controlar mis intenciones. Y es que, de muy buena gana y en muchas ocasiones, me alzaría y diría lo que un feligrés dijo a cierto cura que pasó por la parroquia: ¡Mentira! ¡Todo mentira!; frase que el feligrés -cuya cabeza parece ser no estaba muy bien entonada en otros asuntos- repetía hasta que se terminaba la homilía.

He leído hoy las manifestaciones del Obispo de San Sebastian, el tal Uriarte. "Sólo por medio del diálogo se encuentra la verdad"... eso decía este ínclito Obispo Vasco.

Diálogo, dice el Sr. Obispo. Y me ha parecido, además de zalamero y ambiguo, un gran hipócrita. Y he de reconocer que, de haberme encontrado en esa homilía, le hubiera cortado literalmente la cabeza. Como le hubiera cortado la cabeza al cura/curato que advertía a cierta alcaldesa de que en la Iglesia no debería haber armas -ya veríamos si el amenazado fuera el Sr. Cura... ¡hasta el mismo Sagrario llevaría siete fusiles!-

Sr. Uriarte: el diálogo a que hace usted referencia es el diálogo que supuestamente han de tener los políticos Vascos para encontrar la verdad, que en este caso es el reconocimiento de la nación vasca y por tanto, del estado vasco.

Sr. Uriarte: ¿cómo se puede ser tan hipócrita? ¿Desde cuándo la Iglesia a la que usted representa está dispuesta a dialogar en otros asuntos para descubrir también las verdades? ¿está usted dispuesto también a dialogar para el reconocimiento de la legitimidad de los métodos anticonceptivos, la dignidad de la mujer, el derecho de los homosexuales... e infinitas verdades más?

¿Cómo se puede ser tan hipócrita, Sr. Uriarte?. ¿Nos pretende hacer usted ver que la Iglesia y sobre todo su jerarquía ha estado dispuesta siempre a utilizar el diálogo como metodología para el establecimientos de la Verdad? ¿O, no es más cierto, que la Verdad que usted predica se establece sin ningún tipo de diálogo?

¡Cuánta mierda tiene ésta, nuestra iglesia, en sus ministros!... el Sr. Uriarte pide diálogo: diálogo con el asesino, pero no diálogo con el asesinado. Diálogo político, pero no diálogo humano. ¡Qué fácil es el diálogo para el Sr. Uriarte cuando con el Báculo de su otra mano está amenazando y condenando a media humanidad!

Se olvida el Sr. Uriarte que gran parte de culpa en el problema supuestamente vasco radica en la Iglesia a la dice representar, que siempre ha estado dispuesta a hacer la vista gorda con los matones etarras que ahora piden dialogar. Y es que, para el Sr. Uriarte, es muy progre pedir diálogo político, pero nada más. Otro tipo de diálogos no interesan al Sr. Uriarte: para eso, ya está el Magisterio de la Iglesia que condena a todo bicho viviente entre anatemas varios.
¡Qué plumero tan plumero tiene usted, D. Uriarte! ¡Y qué desvergüenza tan desvergonzada!. Más le valdría que se dedicara a "cuidar" espiritualmente a sus fieles en vez de hacer la cama al Sr. Ibarreche.
No, Sr. Uriarte. Yo no quiero ese tipo de diálogos. Al menos, no es el diálogo que yo buscaría de acercarme a la instituación que representa. Cuán alejado tiene usted el camino del evangelio que dice predicar, cuando a la vista de una moneda, se precisaron las vías de dios y las vías del César.
Deje, Sr. Uriarte, el diálogo político, y céntrese en lo que se ha de centrar.

11 comentarios:

Mario dijo...

Y es que, ¡cómo me gusta leerte!

Supongo que esta iglesia, nuestra iglesia, está condenada a desaparecer. Hacen predicar que son super-hombres y que lo hacen con el ejemplo, y ¡dios mío! son los que más tienen que callar...

Te espero en el último banco de la iglesia...
Un beso.

Thiago dijo...

Cari, me tengo que contener, pq lo de la Iglesia es, con la banca, mi tema favorito...

A mi me pone malo esta apelación al diálogo de la iglesia. Ya sabemos como es su diálogo: yo digo lo que quiero y tu tb., pero la razón la tengo yo.

Y ya no quiero entrar en lo de la famosa radio de los curas.... Leiste las declaraciones de su locutor estrella deseando la muerte a media humanidad? Ese es el diálogo de los curas: las cruzadas y la inquisición...

Bezos

Carlos Becerra dijo...

Ángel...

Excelente...es mas...y sin animo de adulación...uno de los mejores post que he leído en mi vida net.

Una entrada sincera y sin pelos en la lengua, tu decir indica con claridad el sentir de muchos de nosotros, mas si a eso le sumamos tu alto grado cultural nos encontramos con este manifiesto de la realidad de una iglesia falsa, hipócrita y entregada a cuestiones de índole política y social que luego en la practica no saben ejercer.

Me encanto aquello de:

"¿está usted dispuesto también a dialogar para el reconocimiento de la legitimidad de los métodos anticonceptivos, la dignidad de la mujer, el derecho de los homosexuales... e infinitas verdades más?"

Ángel...que van a estar dispuestos...si tienen armado su negocio en base al silencio de los inocentes y la censura.


Tambien quede fascinado por:

"¡Cuánta mierda tiene ésta, nuestra iglesia, en sus ministros!... el Sr. Uriarte pide diálogo: diálogo con el asesino, pero no diálogo con el asesinado"


Angel...es que son mierda en su estado mas puro...han encontrado hace mas de 2000 años un chollo perfecto especulando con la fe popular.


Y que se puede decir mas claro que ese:

"Más le valdría que se dedicara a "cuidar" espiritualmente a sus fieles en vez de hacer la cama al Sr. Ibarreche"


Ángel...sera que yo soy de un país donde la iglesia no tiene peso político...y por ello no encuentro ningún sentido en la intromisión de la iglesia en problemas de estado como si ellos, los curas, los sintieran como propios...ellos tienen su propio estado, el Vaticano, allí nadie de afuera se mete, en sus cuentas nadie verifica, en su acción social nadie se inmiscuye...Quienes son estos curitas del carajo para intentar meterse en la politica internacional como les salga en gana.



En fin amigo Ángel...tu post es una maravilla !!!

Con afecto.
CarlosHugoBecerra.

hm dijo...

Bueno, la Iglesia siempre ha tenido mucha "mano" en la política de España... la nación se forja en la guerra por recuperar para el cristianismo y tras la reforma, no sólo se toma partido sino que se toma la decisión de ser la punta de lanza de uno de los bandos (también por que le convenía a la monarquía atlántica)... parece humano, que no divino, que se quieran aferrar a los privilegios que han tenido siempre... lo importante es tener esto siempre presente y lo mucho que ha costado que en Europa podamos tener esa maravilla que es la separación Iglesia - Estado.

Stultifer dijo...

Los obispos, esos grandes dementes. Por mí que opinen, pero que sepan que lo que dicen no es la única verdad, ni siquiera es la verdad. Me caen tan mal...

Alfonso dijo...

Yo soy católico y bueno, lo mejor... es que cambies de cura jeje, yo ya he llegado a eso. Menos mal que todo en la Iglesia no es igual, porque si no, apañao iríamos.
Ya te digo, yo ya sé a dónde ir y qué no leer y qué no poner para que me de un infarto :)

david guzmán dijo...

Sincero: Largo escrito que en México no entendemos del todo. Perfectamente bien redactado, con la serenidad de quien reclama con coraje lo que es justo. Las primeras letras, sin saber de quién se trataba por ser más internacional que nacional, me encantaron. Y es que la iglesia, con todo, no deja de ser mafia.
besos

Thiago dijo...

Como va la discusión clericalismo-laicismo? o bueno, realmente no ese el tema: es hipocresía con perdón divino, no? que conveniente, jajaj

bezos

Angel dijo...

Mario: Gracias por leerme -que es todo un honor! jajaj!-. Personalmente, me gusta más recorrer los blog que muchas veces escribir en el mío... jajaj!... porque lo que uno tiene que contar suele ser bastante aburrido.
En cuanto a estos curatos, pues sí... mucho ejemplo es lo que les falta. Actuar con el ejemplo.
Besos. Mario.

Thaigo: jajaj!!! ¡No te contengas, Thiago! No te contengas... que estás más divertido sin contención. Así es que, libertad absoluta para desparramar tu creativo pensamiento! jajaj! Y más en este tema... que da mucho juego. Hombre! Y la radio de los curas -es más bien de Federico! jajaj!-, es muy muy divertida! jajajaj!!! A ver si la escuchas un poco, y nos colocas un buen panel!
Besos, Thiaguín!

Carlos: Muchas gracias, de nuevo, por tus palabras. Con piropos así... ¿quién no se pone a escribir en el blog? jajaj!!!... ¡Eso sí que es un piropo! ¡Vamos! ¡Ni mi mentor Thiaguín me ha dedicado esas palabras tan bonitas! jajaj!!!. En serio: es mi opinión; supongo que exista gente que tiene otra visión o que pueda equivocarme... pero fueron las palabras que me salieron cuando leí al Obispo; palabras de indignación. En todo caso, Carlos, siempre es un placer leer tus comentarios... y más éste, que es dulce como la mie! jajajaj!. Besos!!

Hm: que conste que yo, en principio, no tengo una visión totalmente negativa de la institución en su conjunto ni de muchas de las personas que la integran. Pero el problema, en gran parte, es la jerarquía que la mangonea... que suele ser muy negra. Y cuando se ponen a hacer política, no lo puedo soportar... el tema Iglesia Vasca me indigna totalmente... porque eso de confundir Iglesia/Nación/Estado me resulta repulsivo. No soporto eso de las "iglesias nacionales"... me repugna!. Y me repugnan estos personajillos -como el tal Uriarte- que se empeña en tales confusiones... patético!. Saludos!!

Stututifer: ¿Y qué es la verdad?. Ya lo decía Pilatos... ese gran olvidado! jajaj!: La verdad, ¿es mi verdad? ¿o es tu verdad?... ¿dónde está la Verdad? Gran pregunta filosófica ésta, pregunta que ha generado tantísimo pensamiento a lo largo de la historia... ¿Qué es la Verdad y dónde se encuentra?... ¡esa es la cuestión!. Besos, Stulti... si es preciso, tras el confesionario! jajajaj!!!

Alfonso: Llevas razón. No todos son iguales. Aunque eso de echar las charlas sin que les puedan replicar les encanta a todos por igual. Esas homilían piíiiiiisimas y aburridíiiiiisimas donde al final no se dice nada, les encantan. Y hay que rebuscar mucho entre la jerarquía para encontrar a un jerarca que no se ampare en esas homilían tan petardas! jajaj.
Gracias Alfonso por tu visita!! Saludos.

David Guzmán: jajaj! a tí te ha gustado mis enamoramientos con las figuritas de la iglesia de mi pueblo! jajaj! Tengo que hacer un panel al respecto! jajajaj!... Es que si tú conocieras al San Juan "el guapo"... te quedarías enamorado! jajajaj!!!... Porque San Juan "el guapo" además de serlo, está muy...pero que muy bien dotado! jajajaj!
Besos, David y un placer encontrarte por aquí!!!

Chon dijo...

Pero es que siempre igual, lo ancho para ellos y lo estrecho para los demás. Es una verguenza y deberían predicar con el ejemplo y no con tanta palabrería que se la lleva el viento.
Son humanos sí, pero se supone que tienen una responsabilidad.
Un abrazo Angel.

Chon dijo...

Por cierto Angel, veo que me has enlazado, pero yo no tengo ni idea de como hacerlo en el mío...si pudieras orientarme te lo agradecería.