jueves, 27 de octubre de 2011

RATAS

Hay un texto bíblico -que quizás Andrés el Homógrafo sepa concretar, dada mi espesura en este momento- que siempre me ha llamado poderosamente la atención generando en mí un desasosiego molesto. Es aquel en que el "dios de los judios", "dios de nuestros padres" dice que hemos de ser frios o calientes, pero nunca tibios. Los tibios serán escupidos de la mano de dios. El texto, estremecedor cada vez que lo escucho, no deja de ser revelador de la tibieza que ha reinado a lo largo de los siglos en infinidad de circunstancias históricas.
En estos días, yo estoy perplejo con la reacción político/social que ha supuesto el último comunicado de ETA anunciando un supuesto fin de "la actividad armada" -no sé a qué actividad armada se refieren, porque que yo sepa, ETA es una banda de asesinos y terroristas amamantados en una falta de principios morales y en un déficit cultural inmenso (en mi tierra dicen que no hay tonto bueno)-.
Además de desconfíar plenamente en dicho comunicado, me parece alucinante la reacción de "nuestros políticos": unos lloran, otros hablan ya de beneficios penitenciarios, otros de adelantos electorales, otros de excarcelaciones, otros de acercamientos y no faltan idiotas que incluso dan trabajo a Etarras arrepentidos, como si dar trabajo a alguien no dependiera de sus cualidades y su currículum y sí de su grado de arrepentimiento asesino.
El caso es que este anuncio me ha generado una superlativa naúsea, superior infitamente a la que llevo sufriendo durante años cuando enciendo la televisión y la primera noticia es sobre el País Vasco -o Provincias Vascongadas, como el pueblo sencillo siempre ha llamado a ese territorio en parte de España, al igual que existen otras provincias como las de Albacete, Cuenca, Valencia, Granada, Soria o Jaén-.
Realmente, estoy asqueado del protagonismo que esa región de España -junto con alguna más, tan periférica como periféricamente idiotas son sus políticos nacionalistas- ha venido adquiriendo durante cuarenta años. Asqueado de sus Lehendakaris, de sus Guernicas, de sus Juntas, de sus Cupos, de sus Lakales Borrocas y de las madres que los parió. Tal protagonismo ha venido ensombreciendo los problemas de otras regiones de España, que sumidas en la oscuridad del anonimato, viven y perviven apenas sin infraestructuras, medios o recursos. Por ejemplo: muchas zonas de Castilla La Mancha, Aragón, Extremadura o Andalucía. Y uno, que ha vivido en esas regiones olvidadas, estaba hasta los mismísimos cojones al ver a los Lehendakaris siempre lamentando, llorando y gruñendo por su necesidad -ficticia- de autodeterminación, por su necesidad nacional, por su necesidad financiera. Mientras tanto, en otras regiones de España, no había ni agua corriente con la que limpiarse el culo. Pero, el Cupo era el Cupo y los putos derechos históricos de estas regiones eran más sagrados que todos los Copones del resto de las regiones de España. Y hasta para eso, tenían su Iglesia Oficial (veánse los Obispos Vascos o los Curas nacionalista Catalanes, más mariconazos -peyorativamente hablando, claro- que curas).
El caso, es que si uno ya estaba hasta los huevos de tanto País Vasco, ahora el asunto se ha vuelto insoportable. Porque, además parece que tenemos que besarle los juanetes a una banda terrorista por dejar de matar, supuestamente.
¡Qué asco tan profundo!. Y, ¡qué falsedad!.
¡Qué falsedad en primer lugar la de nuestros políticos desvergonzados!. Esos políticos que se bajan los pantalones cuando cuatro cabrones dan un comunicado dejándonos vivir. Y es que, un voto es un voto.
¡Qué falsedad y qué tibieza la de los políticos Vascos nacionalistas y no nacionalistas! Esos mismos políticos que han generado el caldo de cultivo apropiado para el asesinato. Esos políticos de la autodeterminación y sus derechos, que minimizan las acciones de los gansters y que luego se escandalizan cuando se produce el asesinato; asesinato del de enfrente, claro. Esos políticos a lo Arzallus, que recogía las manzanas mientras otros movían el árbol. ¡Qué producto tan suculento ha producido ese ambiente independentista generado por ellos para sacudir la peseta del resto de España, aunque fuera matando!.
¡Qué tibieza la del pueblo vasco! Porque, sí... vascos sí, ETA no. Pero... ¡qué tibieza tan grande! ¿O es que acaso el nazismo hubiera sido posible sin esa tibieza y complicidad del pueblo alemán?... ¡qué tibieza tan grande la de mirar para otro lado cuando matan al vecino! ¡Algo habrá hecho! -se decía. ¡Qué fariseismo el de una sociedad que durante muchos años no dió la cara por el indefenso, por el desprotegido, por el asesinado!
Y... ¡Qué desvergüenza la de una Iglesia Vasca de curas con chapelas que ha amparado al asesino desvirtuando las Bieneventuranzas y negándose durante tantos años a hacer públicos hasta los entierros de las asesinadas víctimas!... ¡asco es lo que me producen estos asquerosamente Sa-CERDO-tes!, porque éstos serán los primeros que habrán de ser escupidos de las manos de dios por su tibieza maligna acogedora del asesino de forma tan cómplice. Cooperadores necesarios, peores que los mismos autores.
Sólo me queda por desear, que el asco que siento al respecto se vea atemperado por una solución definitiva, con justicia y dignidad hacia las víctimas. Una justicia ciega que dé cuando tenga que dar y que ponga cuando tenga que poner y que haga verdaderamente justicia a los cientos de asesinados.
Dignidad y Justicia. Dignidad para el Estado y Justicia para las víctimas.
Y todo el peso de la Ley para esas asquerosas ratas descerebradas que no han sabido valorar la belleza de la vida humana y han derramado la más sagrado: la sangre de los inocentes.

6 comentarios:

Observatorio Gay Granatense dijo...

"Conozco bien tus obras, que no eres ni frío, ni caliente. Ojalá fueras frío o caliente, pero como eres tibio, ni frío, ni caliente, te vomitaré de mi boca" (Apocalipsis 3, 15-16) Y este texto lo que único que denuncia es cualquier tipo de incoherencia humana, o comodidad de "nadar y guardar la ropa", porque si somos santos, por ejemplo, iremos al Cielo de cabeza, si somos pecadores, podemos confíar en la misericordia de Dios, pero los tibios, los beatos malos, los meapilas, los insulsos, los hipócritas, los Obispos, todos esos que ni son santos, ni reconocen sus errores, todos esos serán vomitados de la boca de Dios... que puede hacer maravillas con nuestro pecado, o recrearse en nuestra santidad, pero ¿con las medias tintas? Con las medias tintas Dios no puede hacer nada, porque en Dios no existe el ying-yang remezclado, ante Dios, los extremos, o todo lo malo, o todo lo bueno, nada de medias tintas....

ZOWI dijo...

Tranqui, tranqui, Angelillo. No te enfades que te salen esas arruguillas tan feas.

Estamos todos estos días hablando mucho del temita. Y es lo que estos de la ETA quieren. No han hecho realmente nada y ya han copado la campaña electoral.

Qué listos son los muy hijos de puta.

Besos y agur

Pimpf dijo...

Vamos, que tú no lo ves claro... jajaja, tranquilo, no eres el único, la extrema derecha piensa igual que tú, no estás solo en el mundo, jajaja. A mi si me cansa que la política española gire en torno a Euskadi (otro nombre que muchos no utilizan y no entiendo por qué), claro que ellos tienen representación en el parlamento, una representación que muchas veces sirve de llave de gobierno... por eso los mimos, ya sabéis, a hacer partidos nacionalistas manchegos... y a exigir el peso que os corresponde, mientras votéis al PP, seguiréis teniendo esa sumisión...

Bicos Ricos

Roberto T dijo...

Pues sí que te has despachado a gusto, querido Ángel. Los vascos son de por sí una gente amable y estupenda, pero han tenido la desgracia de que en su tierra haya arraigado esa mala hierba que llaman nacionalismo. Además, alegando cosas tan banales como una cultura y una identidad diferentes, cuando realmente todos, en cada región, pueblo o ciudad, tenemos una identidad y una cultura propios. Y en cada barrio no vamos por ello a hacer un estado independiente. Yo creo que a esta gente se le ha hecho demasiado caso, y ha tenido un protagonismo que no merecen, me refiero tanto a los terroristas como a los nacionalistas que se han pasado décadas chantajeando al gobierno central. Y hace un tiempo en las tertulias de la radio no se hablaba sino de la Eta, la Eta, y otra vez la Eta, ¡qué cansino, pordiósss!. Y siempre he pensado que el peor daño que puede hacérseles es que se deje hablar de ellos. Bueno, y a ver cuándo cambian la ley electoral para que estos partidos de barrio que no creen en España dejen de tener una representación y un peso político que no les corresponde por su número de votantes. Bueno, yo también me he despachado a gusto, jajaja. Besos.

Éreber dijo...

Hola angel! Pues que sorpresa encontrar a otro ángel bloguear aquí...es una sorpresa positiva...Además estaba echando una mirada en todo el blog...y me gusta tu estilo, como escribes y los mensajes ...Muy bien...creo que volveré aquí más veces...
Un abrazo hermano ...

Arion dijo...

Muy bien dicho lo de los sa-CERDO-tes.

Saludos,

www.artbyarion.blogspot.com