domingo, 23 de agosto de 2009

Chiquitita



Me encanta esta canción. Me trae unos recuerdos tan entrañables que cada vez que la recuerdo no puedo evitar irme de viaje a esos años de mi infancia y rememorar a D. Vicente, cura-párroco de mi localidad.

En casa se solía ir a misa los domingos y días de guardar. No es que mi familia fuera un ejemplo de religiosidad extrema, pero mi madre procuraba llevar a sus hijos a la ceremonia como "Dios manda y manda la Santa Iglesia Católica, Apostólica y Romana". Mi padre era más despegado en ese sentido y aunque se había educado, igualmente, bajo la tutela de esa institución tan presente en aquellos años, no tenía un apego tan grande.

Hoy, el templo parroquial ha sufrido reformas que han mejorado su aspecto estético. Sobre todo, han reformado el suelo, poniendo unas baldosas rojizas que dan color a la estancia y colgado una iluminación que da alegría a sus muros y sus capillas. Pero en aquellos días, el edificio se mostraba lúgrube, oscuro y frío y, he de reconocer que pasar a sus fauces daba mucho respeto, -miedo incluso- únicamente maquillado por la belleza de su gran retablo barroco central, dorado con el oro fino mexicano -según dicen- de mayor calidad que los Hurtado de Mendoza adquirieron para su decoración con todo el exquisito gusto de los que fueron Virreyes de las Indias.

Pero era entonces cuando, en medio de aquellas humedades y de aquella gran estancia dividida en tres enormes naves, sonaba la canción de "Chiquitita" por sus altavoces. Era como si de repente, la estancia fuera invadida por una ola de alegría y de luminosidad. Escuchar al grupo ABBA cantando aquella canción fue, para mí, durante años como oir un coro de ángeles. La nota de alegría de aquel mundo.

Desde entonces y durante mucho tiempo, ir a misa para mí iba unido a escuchar esta canción, pues D. Vicente la solía poner contínuamente en el templo parroquial todos los domingos. Tenía el "disco sencillo en español" de aquel tema guardado en un armario que había instalado en el presbiterio y dentro del cual se encontraba uno de aquellos tocadiscos.

Años después y ya más mayorcito, recuerdo subir yo mismo a aquel armario y buscar aquel disco. Desempolvarlo y volverlo a colocar cuando la iglesia no tenía mucha gente. Tenía un eco y musicalidad especial oir aquellas voces en el enorme templo parroquial o quizás es que, al escucharlo, me remontaba a aquellos años tan felices de mi niñez.

La vida suele ser más gélida de lo que, en principio, puede parecer. Si una canción como "Chiquitita" nos inculca optimismo, para D. Vicente la vida fue mucho más ingrata. Abandonado en la bebida, aquel dinámico y emprendedor párroco murió hace unos años víctima de un cáncer y quizás de la dejadez y del abandono emocional. Fué el destino de muchos de aquellos curas posconcialiares, quizás incomprendos por todos y deficitarios de cariño humano.

Hoy me pregunto dónde estará aquel disco. Nunca más lo he vuelto a escuchar. Quizás, en otro de mis arrebatos, tenga que ir en busca del armario ya retirado de su ubicación original. Quizás allí podré encontrarlo.

15 comentarios:

Thiago dijo...

Hoy Ángel está melancólico,
Entre vicentes y facundos
acordándose de la gente,
de la música de su infancia,
de la iglesia alicatada,
que ahora con una fregona,
queda mas limpia y molona
mas musical y rectada,
y bebiendo en aquellas fuentes
"chiquitita" de aquellos Abbas
hago en dos segundos,
este poema irónico,
pues tu amor a "chiquitita"
te viene cari de lo mismo,
mira en la entrepierna,
y verás tu pollita,
la misma canción, el mismo disco,
una pollita tierna
que ni la encontraba Facundo,
y miró por todo el mundo,
ni la bendijo Vicente,
ni con agua ni con vino,
que como dice la gente
Angel la tiene chiquitita
ese ha sido su sino,
pq el cura la bendijo
no con agua sino orujo, jajajajaja

Hale, pa que ahora hables del alcalde, o del secretario del ayuntamiento, jajajaaja.

Bezos, cari.

Angel dijo...

jajaajajaj! jajaajj!
Thiago... eres un ser casi demoniáco! jajajj! Eso sí! Tienes toda la gracia del Reino junta en tu persona! jajajaj!!!
¡Mira que eres bicho! jajajaj!!!
Llevas razón... podría seguir poniendo paneles en relación a las autoridades de pueblo: el médico, el farmacéutico, el alcalde, el terrateniente, el secretario del ayuntamiento, el Juez de Paz... jajaajj! Es muy buena idea!... y... ¡anda que no tendría yo material para comentar a estos personajes! jajajaj!!!

Mira que eres ocurrente! Es que no puedo contigo... jajajaj!
Besos, guapetón! jajaj!!!

Thiago dijo...

Y eso que BENDIJO Y ORUJO no riman del todo... pero una vez borracho, ya quién se va a dar cuenta, jajajaa

bezos

Angel dijo...

jajaajj Thiago... aunque no rima, el sonido es bueno... jajajajaj!!!
¡Es que... eres un genio! jajaajj!!!

hm dijo...

Algunos curas de esos se reciclaron... mira a Ratzinger, que durante el Vaticano II fue uno de los líderes del área reformista de la Iglesia...

Angel dijo...

Es curioso ¿verdad hm? ¡nada menos que Ratzinger... jajajaj! ¡quién lo dijera!.
Lo cierto es que muchos de aquellos curas posconciliares de mi infancia fueron bastante peculiares. Había originalidad en el clero, nuevas iluciones, lucha social, iniciativas culturales y juveniles. El clero de hoy está medio anodino y paralizado! jajaajaj!!!
Un abrazo HM!

Tanais dijo...

Yo de pequeña iba a misa solo por las canciones, me lo pasaba pipa, la de chiquitota no la cantaban fijate...ojala encuentres ese disco :D

alex dijo...

Angel esta recordando
lo que hacia en su tierna infancia
y como un destello de mago
nos pone una canción de ABBA

Recordando a ese curilla
que le ponía la canción
a vuelto a escuchar chiquitita
y un vuelco la dio el corazón

porque no dudo mi amado Angel
que una sonrisa te llego al alma
al recordar como esos parajes
de Dios, de estampas y de Ángeles
tu recuerdos allí qudaron
de la mano de tu madre y tus hermanos.

Y que lindo es recordar con esa magia
de cerrar los ojos y sentir el pasado
que nos acaricia y no amarga
cuando a nuestro ojos regresa el pasado

y permite que no haga una prosa
en la que decirte cualquier cosa
que prefiero darte esta caricia
y recordar contigo tu canción chiquitita.


Besito. Me puse melancólico y tontorrón.

Alfonso dijo...

Esos curas fueron grandes, pero desaparecieron. Y a la Iglesia de hoy les está pasando lo mismo que a ellos personalmente, pero aquí en plan espiritual. Andan borrachos de espíritu y un cáncer interior, los está aniquilando quedándose completamente solos.
El disco de chiquitita lo conservo en la radio; me gusta mucho ABBA, pero soy más de Dancing Queen jeje :-P

Jon dijo...

¿La Iglesia? yuyu...jajaja no es más que una secta, aunque respeto a los que creen, q no tiene nada que evr la Iglesia con el Cristianismo.

Muchas gracias por haberte pasado por mi blog! si me permites, te agrego a los blogs que sigo :)

Un beso

alvaro Locx dijo...

Dios... divinamente cursí esa canción y la de Fernando...

Yo personalmente prefiero Dancing Queen.... jujujuju.

besazos cari... escribe más seguido no seas flojito.

s david guzmán s dijo...

Me pasa lo mismo con esa cancion, no me acuerdo mas que de mi infancia tambien feliz. Que padre que apesar de los continentes y las mil historias de oceano q nos dividen podamos compartir algo. Te quiero angelito

Angel dijo...

Tanais: jajaj! Sí! esas canciones de mise siempre han sido tremendamente pegagosas y romanticonas! jajaj!
Besos!

Alex: ¡ayyyyyyyyyyyyyyyyyyyyy! ¡cómo lo sabes!
Veo que teha salido una vena poética total! jajajaaj!... NOs has superado a Thiago y a mi. De todas, todas.
Besos,Alex!

Alfonso: bueno... siempre hay excepciones. Los hay estupendos y estupendas personas -que para mí es lo más importante: ser una persona éticamente intachable, que no es poco-.
Un saludo, Alfonso.

Jon: te permito lo que quieras... con las limitaciones que te impone tener novio, claro está! jajajajaj!!!!... Que ya veo yo que eres tremendamente fiel. Y me alegro!

Alvaro: ¿pero cómo me dices eso? ¡Conlo bonita que me resulta a mí esa canción! ¡Y con los recuerdos tan entrañables que me trae!. Besos, Alvarito!

David: Llevas razón. El lenguaje de la música tiene algo universal. Y te imagino a tí de "Chiquitito" con toda esa felicidad!... ¡y con esa sonrisa en los labios! ¡qué delicia!. El sentimiento es recíproco, David... y también traspala los océanos. Besos, guapetón!

hm dijo...

Los curas de mi colegio eran la mar de peculiares... uno fue miliciano republicano en la guerra civil y otro te decía cosas del tipo "al Papa en esas cosas ni caso, que lo de la infabilidad es un invento que se sacaron el siglo pasado"...

Angel dijo...

jajajaaj! Hm!: Lo de cura miliciano republicano no deja de ser curioso! jajajajaj! Supongo que no se dedicaría a quemar iglesias... porque uno, tal y como está el mundo, puede llegar a pensar que todo es posible.
En cuanto a la infabilidad del Papa, estoy totalmente de acuerdo con tu Cura... jajajaj!!!... estos inventos dogmáticos como que no me los creo yo mucho!
Pero: ¿y lo bonito que queda decir que el Papa es infalible cuando de fe y costumbres se trata? Unicamente de fe y costumbres... en lo demás, se equivoca como todo el mundo. Y el que tiene boca... pues eso! eso le pasa al papuchi!
Un abrazo!