lunes, 16 de abril de 2012

La X

La X.
Llevo unos días dándole vuelta a la famosa "X". ¡Ya!... ya sé que hay que actuar con la cabeza fría y nunca tomar decisiones en momento de calentura. Pero lo del Obispo de Alcalá ha sido el colmo de los colmos. 
Y hoy me he tenido que enfrentar, sin dilatarlo más, a la "X".
Y es que, uno no puede estar tranquilo ni es su Comunidad de Propietarios. Así de claro.
Y es que, mi Comunidad de Propietarios no es muy "liberada" que digamos. Hasta el momento sólo he tenido dos momentos libertarios desde el tiempo que llevo residiendo en ella. Sobra ahora recordar que la Piscina no tiene duchas comunitarias... con lo cual, cuando uno baja a darse un baño, el agrado se limita al agua misma porque ni antes de entrar en ella ni al salir de ella, uno tiene un momento de "contemplación" digno de ser relatado; es decir, que no hay gran material en mi Comunidad... y si lo hay, bajan a bañarse en el momento en que uno no está. Claro que, con lo raro que soy yo para bañarme -a partir de las siete de la tarde, no antes- no me extraña que la Piscina esté vacía y no contemple ningún bello maromo.
Así es que, dos han sido los momentos de "contemplación" que he tenido en este tiempo: el Primero, el que suele acaecer durante el verano en la terraza del patio interior, donde un maromo bien puesto se pasea en bolas animándome la vista y enloqueciendo mi mirada hasta que aparece su esposa a colgar las bragas en el tendedero (¡por favor! ¡eso no se cuelga!). El segundo, el descubrimiento de un maromito que reside en el cuarto y que sube y baja con su barbita recortada mirándome inocéntemente cuando coincidimos en el ascensor.... ¡en fin! ¡todo queda en una mirada!.
Pero, lo último y para mi Penitencia durante esta Cuaresma ha sido el encontrarme con un cura subiendo y bajando... ¡un cura en el ascensor!... Y... ¡dios mío, qué cura!... ¡más mariquita que Marujita Diaz!. Y es que a uno no le pueden dar esos soponcios cuando llega a casa.... Yo creo que es una estrategia eclesial para catequizarnos visualmente... o quizás, un espía de Roma que se ha enterado que vivo por allí... o más bien, del mismo Ordinario del Lugar que me ha puesto un espía al enterarse que me consta que lleva bragas de ganchillo.  
Pero, ahí está el cura, subiendo y bajando el ascensor y haciendo gasto... como no podía ser de otra forma en un cura: haciendo gasto a la Comunidad.
Y es que, el personaje es tal, que unido al cúmulo de observaciones eclesiales en cuya meditación me encuentro inserto estos días con la Puñetera "X" de la declaración de la Renta, es tal -digo- que su aparición -junto con otras experiencias empíricas y junto con las declaraciones del Obispo de Alcalá- ha servido para cambiar la "X" que yo marcaba filosóficamente en la casilla de la Iglesia a la de "Asuntos Sociales".
Porque, en mi situación indagatoria no he podido dejar de contemplar fíjamente al cura: delgado, con su barbita de dos días, ropa ajustada a lo "mariquita", culo prieto y purito fino en mano (que ha encendido al salir fuera del edificio, naturalmente). Saca el móvil -yo me paro discretamente a observar al elemento-, lo mira (un móvil de última generación, naturalmente. No uno barato y discreto como llevamos todos), toca sus teclas mariquitamente hablando y muy fino él. Mete el móvil en su bolsito (de cuero fino y muy elegante, cual damisela diociochesca), remueve por sus bolsillos y saca una esbelta llave (más grande que una inglesa) con llavero incluido. Se para. Da una calada a su purito gay. Exhala el aire. Mira para un lado y para el otro buscando su coche. Lo encuentra y caminando como una "Señorita de Avignon" se dirije tiernamente a él. Yo pensando: será un 205, o un forito como el mío... ¡copón!... Se dirije a un Audi. Lo mira. Le limpia el polvito que hay en el espejo tiernamente con su mano. Lo abre con la llave inglesa de plata y entra elegantemente recogiendo su paquetito entre los pliegues de su ajustado pantalón.
¡Y que nos den por culo al resto de los mortales!... ¡Eso es pobreza evangélica!... ¡alucinante y vergonzante!. Y los demás, como gilipollas- a marcar la X en la Casilla de la Iglesia.
Así es que... Hoy he puesto fin a la tradición. Y he marcado la X en "Asuntos Sociales"  hasta nuevas circunstancias.


PD. Eso es lo que está ganando el Obispo de Alcalá.

14 comentarios:

JFL dijo...

Lo cierto es que estos personajillos como el obispo de alcalá deberían ser censurados por la propia iglesia, que parece que solo sabe cubrirse de gloria, nunca mejor dicho. En cualquiera de los casos, yo que critico y aplaudo a la iglesia a partes iguales, creo, o prefiero pensar que a partes iguales hay curas y monjas buenos, como malos. De todo hay en la viña del señor..

Observatorio Gay Granatense dijo...

Si sólo lo has visto en Cuaresma por esa tu comunidad, a lo mejor era el típico familiar cura de algún vecino pasando unos días de vacaciones, y si lo ves más a menudo a lo mejor es que tienes, de verdad, un cucaracho, como diría mi novio, viviendo en esa tu comunidad... aunque mira, ya sabes cómo se titulaba esa película de MARILYN MONROE y JACK LEMMON (seguro que me equivoco pues cito de memoria) "LA TENTACIÓN VIVE EN EL PISO DE ARRIBA".... jejejeje....

Parmenio dijo...

Yo me caí del guindo con la Iglesia Católica ya desde muy pequeño, cuando me di cuenta de que lo que predicaban no era lo que practicaban. Luego cuando crecí y estudié historia descubrí que no es un vicio moderno sino una larga tradición que se remonta a más de un milenio. Yo nunca he marcado la casilla de la iglesia y siempre la de fines sociales (que también engloba a asociaciones religiosas).

Cuando oigo declaraciones como la del Obispo de Alcalá siempre pienso que son topos dentro de la propia Iglesia para destruirla desde dentro, porque hay que ser muy tonto, muy tonto, para estar tan desconectados de la gente y alejarse cada día más del pensamiento mayoritario.

Un beso (indignado)

Joaquinitopez dijo...

Vamos a ver: desde que existe la posibilidad de evitar que se lleve un céntimo de mi dinero he puesto la X en Asuntos Sociales y la pondría en cualquier cosa que estuviera bien lejos de mantener esa institución, por otra parte llena de gente valiosa que se pierde en el marasmo corrupto que ya denunciaba Miguel Angel en sus sonetos. Por desgracia tuve que concerles muy pronto y mi X no va para ellos.

Pimpf dijo...

Cari, yo a lo largo y ancho de mi relación con hacienda, religiosamente no he marcado jamás para la iglesia católica, lo hacía pata otros fines sociales, de un tiempo para esta parte, y más conocedor de como funciona el irpf y los fines sociales, no marco nada y destino mi dinero al presupuesto en sí del estado, es lo más práctico. Y es que los tiempos de los pobres franciscanos ha pasado también a la historia. Chuchi, pero también te lo digo... Un teléfono de teclas ya no es moderno.... Jaha, es una reliquia más.

Bicos ricos

Roberto T dijo...

Jo, me ha encantado la descripción de tus contemplaciones, realmente he disfrutado de ellas, jajaja. Y la descripción del curita es impagable, jeje. La verdad es que eso del voto de pobreza parece que se les va quedando trasnochado, y el de castidad no digamos. Está visto que a esta "buena gente" no se les puede poner en la mano un sólo céntimo del dinero público, ni en el cepillo de las iglesias, para que luego se peguen la buena vida y se crean con autoridad para reírse sarcásticamente de la democracia, de los derechos civiles y hasta de la inteligencia del resto de los ciudadanos. Yo no les voy a marcar la X, pero si alguno se deja borrar el 0 ya podríamos llegar a un acuerdo, jajaja :-P. Besos.

Alfonso Saborido dijo...

Yo siempre la pongo para otros fines sociales. Hay curas buenas gentes, a esos, se le da, si se quiere, una donación en mano. Pero ni un céntimo mío para homófobos, machistas o pederastas.
Saludos!!!

Bruto dijo...

"Nolite iudicare et non iudicabimini, nolite condemnare et non condemnabimini, dimittite et dimittemini" Lc. 6,37
Por discrepar y llevar un poco la contraria (y qué le voy a decir yo de discrepar a un géminis de pura cepa): actúa en consecuencia y de forma coherente con lo que sientes, si ello es que debes marcar la casilla de los fines sociales, pues de forma consecuente es lo que debes hacer, pero que tu decisión final no se vase en un caso particular (o en muchos "casos particulares", episcopales, para más INRI (nunca mejor dicho, jaja), porque no te voy a explicar yo a ti a estas alturas, Ángel, eso de que no se puede pasar del universal al particular, jajaja. Y por hacer un poco de abogado del "diablo" así como hay obispos cretinos, cerriles e ignorantes, curas pijoteros, armarizados y podridos de dinero, también hay infinidad de parroquias nada boyantes, en barrios muy desfavorecidos, que a día de hoy, y con la que está cayendo, desarrollan una labor social encomiable y verdaderamente evangélica, constituyendo en muchos casos la única ayuda de que disponen muchas familias cuyos miembros se encuentran todos en una situación dramática de desempleo y exclusión social, y muy seguro que el párroco al que van a pedir desesperadamente algo para poder comer no tiene un Audi en la puerta... El que haya más o menos X en la renta de los contribuyentes para la iglesia o las causas sociales seguramente no va a influir nada en que los curas pijoteros de Mercedes, BMW o Audi tengan el año que viene un coche mejor, ésos lo van a seguir teniendo siempre hagamos lo que hagamos los fieles, pero a lo mejor sí que influye en que el párroco de la parroquia nada boyante pueda ayudar a comer cada semana a más o menos familias desfavorecidas. No sé, es sólo una reflexión...
(Y ahora, "off dthe record": Me alegro de tener la oportunidad de volver a comentarte).

alvaro Locx dijo...

Sabia desición yo te apoyo.

hm dijo...

Yo marco las dos equis en las declaraciones. La de la Iglesia lo hago, a pesar de que estamos en muchos asusntos diametralmente enfrentados, por el hecho de que, realmente, en ciertas comunidades la Iglesia realiza unas funciones de atención social QUE NO REALIZA EL ESTADO. Lo hago con la nariz tapada, pues sí, pero considero que es coherente con mi filosofía política anteponer una necesidad grupal como es la atención de estas personas a mis ganas de evitar que esa institución pueda tener acceso a dinero para su financiación. La equis no deja de tener sentido, en tanto el estado no asuma esas responsabilidades asistenciales.

Celso de Ourense dijo...

Yo la X de mi declaración no la marco para la iglesia... ¡Que les den!.

mi X es para fines sociales.

Un abrazo niño !!.

Chorro dijo...

Sobre la Iglesia... sin comentarios. Bastante presente está ya en todos los ámbitos. Yo sin X, también. Vamos, a la Iglesia ni agua, lo que -teóricamente- hagan de bueno en cuanto a ayudas al tercer mundo y tal me lo paso yo por el forro. Prefiero que lo hagan otros. Si Jesús fuera real y viniera en su Segundo Advenimiento los echaba a todos del templo otra vez, alucinaría. Me imagino a Jesucristo defendiendo a la mujer que quiera abortar, a favor de la educación libertaria, a favor del amor libre y de la destrucción del Estado. Y ni aún así creo en él.

La descripción del curita me ha parecido enoooorme y sexy, le han faltado unas gafas redondas de montura metálica fina y dorada. Y un perro que se llame "Prince"

David H. Prades dijo...

Si Jesucristo viniera de nuevo, no pondria su cruz (suena a chiste facil), en la casilla de la iglesia. Eso es seguro. Y cuando pienso en Reig Pla me digo ¿Y no habra infierno para el?. Cuando era obispo de Castelló, fue acusado de gastarse el dinero de los pobres en jugar a la bolsa, eso lo podeis consultar en las hemerotecas si no lo creeis. Un abrazo a todos, hasta a los gays que pese al desprecio que sufren, siguen creyendo en la Iglesia Catolica. Hay gente pa tó.

AntWaters dijo...

A mí lo de homsexual y católico es que no me entra, así me vengan con los brazos en cruz.

bien marcada la equis

besos